Hunter x Hunter 2011 – El viaje que jamas termina

e59009bab0a3794a14b2a88eb810197f9734d749_hq NO DUERMO. PAYASO ME COME. NO DUERMO. PAYASO ME COME. 


 

La historia está protagonizada por Gon, un chico que siempre ha pensado que sus padres están muertos. Sin embargo, y tras descubrir que su padre no sólo está vivo, sino que además es uno de los mejores Cazadores del mundo, nuestro protagonista decide dejar su hogar y presentarse al examen de Cazador para formar parte de esta élite de luchadores que exploran el mundo.

 

  • Genero: Shonen, Acción, Aventura
  • Estudio: Madhouse
  • Director: Hiroshi Koujina (Rainbow: Nisha Rokubou no Shichinin)
  • Fuente Original: Manga

El Shonen como género me gustaba cuando era un adolescente y me sigue gustando ahora, incluso si es por razones diferentes a ese entonces. Hoy en día me gusta ver como cada autor le da su propio giro a los mismos tropos, los cuales ya vimos tantas veces gracias a series como Naruto y Dragon Ball que prácticamente los conocemos de memoria. Un examen allí, un arco de entrenamiento acá, un arco de torneo por allá, ustedes saben de lo que hablo. Estos tropos existen y siguen siendo una marca del género debido a que incluso ejecutados de la manera más tradicional aumentan naturalmente el drama haciendo que el espectador se interese más en la narrativa si se juegan de la manera correcta.
Yoshihiro Togashi, el autor del manga, ya había hecho esto originalmente con su primer serialización Yu Yu Hakusho, donde deja claro tanto su maestría como autor del género como su gusto por experimentar, aunque no su adicción a los hiatos, eso vendría después, quizás producto de juntarse con Miura para jugar al Idolm@ster.
Sin embargo en Hunter x Hunter toma la oportunidad de no solo darle un giro a los tropos, sino de ponerlos completamente de cabeza e incluso aprovecha para experimentar aun más con la ambientación y la premisa de la serie.

Y también añade a un Joker pedofilo por… razones

En los 148 episodios del anime, nuestros protagonistas pasan por un examen para volverse cazadores, un arco de torneo, una trama de venganza, quedan atrapados de un videojuego, viajan a un país hippie a cazar hormigas mutantes, viajan a Corea del Norte a cazar al Rey de las hormigas mutantes y tienen un arco de elecciones políticas. Esto es lo que mantiene a la serie interesante en cada momento, su ambientación cambia, las reglas cambian, el tono cambia, pero la esencia, ese ideal de disfrutar los desvíos en el camino más que el viaje en sí mismo y sobretodo de aprovechar cada situación para experimentar los límites de la serie y el género, se mantienen.

Por otro lado es esa misma voluntad de experimentar la que a veces puede traicionar a la serie y convertirla de a momentos en un embole, como por ejemplo varios capítulos que de repente están en cámara lenta y con un narrador que constantemente nos explica lo evidente. Hunter x Hunter siempre está dispuesto a apostar, incluso si no gana todas sus apuestas.

No me digas

Pero cuando el show gana, gana en grande. Togashi demuestra que puede reformar viejos tropos para darles un nuevo sentido. El Nen es el mejor ejemplo. Este es una fuerza vital que cada luchador tiene, no muy diferente del ki visto en Dragon Ball Z, pero funciona de tal manera que no solo se manifiesta de manera diferente en cada personaje, sino que puede ser más poderoso dependiendo de cuantas reglas tenga que obedecer y que tan creativo sea su usuario a la hora de usarlo. Esto lleva a situaciones en las que un personaje muy poderoso termina siendo derrotado por un usuario de Nen novato solamente porque este último tiene un poder que le hace la contra o donde un personaje tiene un poder que suena inútil (digamos, hacer que su aura se estire y se pegue a objetos). Pero que sea tan creativo con ese poder que termina ganando todas sus peleas por violación.

Los personajes, por supuesto, no son indistintos a este tratamiento, por lo que logran ser no solo fácilmente memorables, sino que tienen un cierto grado de profundidad incluso si son, superficialmente, arquetípicos.

Pero eh, que Gon y Killua igual son dos rollitos de canela.

En mi opinión, Gon y Killua, el dúo protagonista, son los que mejor demuestran tanto el objetivo como los ideales de la serie. Ambos se conocen durante el examen de Cazador por pura casualidad y continúan el resto del show siendo novios los mejores amigos, siguiendo con esa lección final de que lo que realmente importa en todo el show no es ese objetivo final sino lo que encuentres y hayas aprendido en el camino.

Por otro lado, como personajes, ellos dos son un microcosmos de todos los personajes de la serie, que no son pocos y cabe destacar que Togashi se gasta en darle una historia personal a cada uno de ellos por menor que sea.

Para empezar, ambos a pesar de ser niños no son exactamente una brújula moral. Killua es el hijo de una familia de asesinos y al comienzo de la serie el pibe es capaz de matar gente solamente porque lo miraron feo. Gon es un ejemplo menos obvio, siendo que es la personificación del protagonista terco y cabeza hueca al que las cosas le salen bien por gracia de Dios. Sin embargo los medios que utiliza para lograr sus fines suelen ser más bien cuestionables, dándose situaciones en las que, por ejemplo, utiliza a una niña ciega, herida e inconsciente como rehén para obligar a uno de los villanos del arco a que cumpla su parte de un trato.

¿Mencione que las mierdas se ponen oscuras en este show? Porque las mierdas se ponen muy oscuras en este show.

Y esos son solo dos de la lista de personajes variopintos que el show tiene que ofrecer, siendo que el cast del show consiste de demasiados personajes interesantes cada uno con sus pequeñas historias. Y también pedófilos por alguna razón. Muchos pedófilos. Llegado al punto en el que no se si Gon atrae a los pedofilos o es que el pibe es tan así de encantador que cambia las preferencias sexuales de la gente. Pero desvarío.

Hunter x Hunter es un show, si nada más, muy atrevido. Se sabe mantener fresco a base de cambios de ambientación, perspectiva, personajes principales, antagonistas, tono, pero siempre siguiendo la misma dirección y casi nunca desviándose de lo que hace al show tan encantador para empezar. Siempre hay una historia por contar y siempre hay una aventura por seguir, Hunter x Hunter jamás va a dejar de ser un pozo de creatividad para su género. Bueno, al menos si Togashi SALE DEL PUTO HIAT-




Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s